miércoles, 26 de septiembre de 2012

Vía ferrata de Obarra. Reseña

Vía ferrata la croqueta de Obarra. Sin duda es una vía imprescindible en el historial de todo ferratero experto.
Aguja de la Croqueta desde el río Isábena.

  Hace poco la web Komando Kroqueta nos describía la nueva ferrata que no está oficialmente inaugurada como indican un gran cartel y las cintas de la Guardia Civil en su inicio. ( Aclaración: esta vía ferrata se inauguró oficialmente después de escribir esta crónica).
  En el Heraldo de Aragón, dentro del suplemento fecha 20-9-2012 dedicado al montañismo, Prames calificaba esta vía como "recién estrenada". A nadie nos gusta madrugar y pegarnos una kilometrada para encontrarnos el cartel de cerrado, aunque cerca hay ferratas tan interesantes como la del Tosal de Miravet y la de Foradada de Toscar, eso si no citamos las variadas posibilidades que tiene el valle del Isábena para la práctica del senderismo, barranquismo, BTT, escalada, espeleo y por supuesto culturales.
 Según han comentado desde la web. deandar ya se puede recorrer pese a que el político de turno no haya cortado la cinta inaugural. El  nombre oficial es "ferrata de Obarra" a pesar de que en un principio era de "La Croqueta de Obarra".
Trazado aproximado de la vía visto desde el aparcamiento, en amarillo la senda de escape..


Pequeño desplome en el primer tramo, puntos naranja donde pensaban poner las grapas
  Está ubicada en el valle del Isábena (Huesca) sobre el interesante Monasterio de Obarra a las puertas del congosto homónimo. El acceso es por la carretera A-1605 que une Graus con Bonansa y las carreteras N-260 transpirenaica y la N-230 al valle de Arán. Si venimos desde Graus, pasado el pkm. 40, encontramos primero un gran aparcamiento a la derecha destinado a los visitantes del monasterio, allí hay paneles informativos sobre la ferrata y el monasterio además de una caseta de información. Si continuamos por la carretera 500 metros dejaremos a la derecha el camino al monasterio, a la izquierda la  carretera a Ballabriga que es por donde regresaremos de la vía, antes de los túneles hay una amplia zona donde aparcar en batería a mano derecha que es en mi opinión la mejor opción para los ferrateros.
A la derecha el monasterio de Obarra y el Congosto, se ven bien las dos puntas de la cima principal.
  El acceso al inicio de la vía lo han puesto en un lugar muy peligroso: Cerca de la salida del túnel, en curva y sin arcén ¿No habría sido mejor pasarlo por encima del túnel por donde termina el escape de la vía o poner unos peldaños en la descompuesta ladera de tierra?
  Mirando los mapas el  desnivel es de 356 metros desde los 1040 m hasta los 1396 m. de altitud, si veis el trak del GPS de Pmbrea da 330 metros de desnivel, sin embargo los equipadores dan 300 metros de desnivel al ignorar el desnivel del camino de acceso. La dificultad la cifran en 4-6 de la escala Husler, yo personalmente la gradúo como D+ frances (Igual que la Racons o la del Tosal de Miravet). Es la mas dura de Aragón y cuando la abran será cita obligada para los ferrateros expertos por su espectacularidad.
Imagen de la reseña oficial, en amarillo el escape hasta el túnel.
  Podemos decir que se trata de dos vías ferratas situadas una encima de otra, la primera parte es una ferrata de dificultad media abundantemente equipada, luego subimos un sendero pesado hasta el sector dificil de la vía compuesta por dos tramos que suben a dos agujas con un escape intermedio (Dificultad aproximada: Primera ferrata AD, la parte de las agujas MD-, global D+).
Pronto queda el monasterio de Obarra muy abajo.
Al final de primer tramo un cartel e hitos nos marcan el
escape hacia la derecha, recto un paso equipado
 que nos deja en la faja intermedia.
  El primer tramo de la ferrata tiene unos 100 metros de desnivel desde la carretera, medido a ojo, discurre por una pared con zonas bastante verticales y otras mas suaves, en algunos pasos hay que usar la roca para progresar y en mi opinión hay un exceso de grapas, aquí podemos venir con gente "normal" puesto que su dificultad apenas llega a un 3-6. Hay instalaciones de rápel señalizadas como escape.
  *Al final llegamos a una amplia faja pedregosa por donde discurre el sendero de escape del tercer tramo, a nuestra derecha unos hitos nos guian por un terreno pedregoso hacia el coche, hay que ir con cuidado al haber un cortado a nuestra derecha y en la parte final sobre el río se pone muy empinado, este escape termina en una parte escarpada en el lado derecho del túnel donde empieza la vía (9-2012: Habia cuatro colmenas de abejas justo antes de alcanzar la carretera). Los equipadores recomiendan llevar cuerda en este tramo por si acaso.
La parte superior del Congosto de Obarra (Desfiladero) visto desde el final del primer tramo .
  El segundo tramo es un mero enlace por una senda que remonta una faja empinada y pedregosa que recorre en diagonal la mitad del monte, tras subir durante unos 10 minutos (Mas o menos 80 metros de desnivel) vemos a nuestra derecha el siguiente tramo justo al lado de un pequeño abrigo ennegrecido por el fuego de algún cabrero.
 Este sendero sube hasta el collado situado entre las dos agujas y forma parte de la senda de escape.
Foto desde el final del muro donde apreciamos lo espectacular del tercer tramo.

  El tercer tramo nos deja claro desde el inicio la dificultad que nos aguarda, es vertical y con zonas en ligero desplome. El desnivel total de esta sección ronda los 90 metros, tiene instalaciones de rápel separadas según los equipadores menos de 20 metros.
Muro principal del tercer tramo, es la parte mas vertical pues llega a extraplomar.
  Tras el muro vertical de unos 80 m., en cuyo final echo de menos alguna grapa de las que antes me "sobraban", seguimos subiendo hasta las inmediaciones de una pequeña aguja cuya cima evitamos por la izquierda (Bien chula  habría quedado esta zona pasándola por la cima de la aguja) hacia un puente colgante. Este primer puente "tibetano" tiene doble cable con planchas metálicas para los pies, termina en un corto muro que nos deja en la aguja de 1313 m. de altura (Con el tema de las cotas marcaré la de los mapas porque el GPS de Pmbrea da otras diferentes).
Aguja de la Croqueta vista desde el tercer tramo.
 En esta zona 8 montañeros fueron rescatados este verano porque se metieron en la vía confiados en un folleto turístico y luego se encontraron con el segundo puente destensado, leyendo los comentarios a este noticia ellos afirmaban ser expertos alpinistas, escaladores e incluso himalayistas; el caso es que desde esta aguja los equipadores marcan un escape por senda hacia el coche desde el collado con la siguiente aguja, cota 1303, al que se accede bajando por la ferrata que desciende por la cara Suroeste recorriendo una chimenea. Dicha canal de bajada vista desde la ferrata no parece nada cómoda en su primera parte, con unos primeros metros empinados y por terreno suelto ¿Cuerda?. Por esta canal el mapa excursionista de Prames nº 12 marcaba un sendero, la verdad es que parece mas camino de cabreros que de montañeros (Por donde pasa un pastor de cabras no siempre somos capaces de pasar todos los montañeros).
Justo antes de terminar el tercer tramo tenemos el primer puente entre dos agujas.
  Además desde la cima vemos que baja una amplia canal hacia el Este hasta la carretera al otro lado del túnel, el problema de esta canal es el resalte final debido a la construcción de la carretera.
La aguja pequeña y el primer puente desde la Aguja 1313 m. final del tercer tramo.
Las paredes del Congosto de Obarra y la aguja pequeña desde la Aguja 1313 m.
El final del tercer tramo visto desde el cuarto tramo, marcado el collado y el escape con flechas.
  El cuarto tramo de la ferrata lo iniciamos en la aguja 1313 m. bajamos por una chimenea de 10 metros por su cara Oeste, las grapas están mal colocadas para la gente bajita. Hacemos un corto flanqueo hasta el segundo puente que pasa cerca del collado 1303 m, para acceder al puente hay que aprovechar el tronco horizontal de un árbol. Su construcción es similar al anterior. Lo que nos espera es un poco menos vertical pero igual de duro y aéreo, los primeros metros tienen  roca descompuesta que en algún punto han asegurado con resina epoxi, aquí es recomendable dejar separación entre deportistas para evitar caídas de piedras (Yo como estaba solo aproveché para quitar alguna que me pareció peligrosa).

Llamativo tramo de los dos puentes colgantes situados a ambos lados de la Aguja 1313 m.

Croquis del tercer y cuarto tramo en rojo, en amarillo la faja-senda de escape.
  Hay un par de bloques que en mi opinión los equipadores deberian haber evitado o "cosido" a la pared, como hicieron los autores de la ferrrata Teletubies, no vaya a ser que algún invierno con las heladas alguno se "baje del monte" abrazado a un piedro grande como una nevera.
Acercandonos al tercer puente vemos el muro final del cuarto tramo.
  Este tramo tiene 90 metros de desnivel y acaba en la Aguja de la Croqueta formada por dos puntas , la primera parte ataca el espolón de la aguja para despues desviarse a la izquierda encadenando subidas y flanqueos donde hay que usar la roca para progresar en algún paso, como bien comentaron los Komandokroqueta en la vía hay alguna grapa mal ubicada dificultando algún cambio de mosquetón.
Magnífico paisaje desde el final del tercer puente, vemos el intrépido trazado del flanqueo y la aguja con los puentes.
  La zona es espectacular por la verticalidad y las vistas. El sector del flanqueo hacia la izquierda termina en un puente tibetano con dos pasamanos y solo un cable para los pies, así realizamos un cambio de pared vertiginoso hacia la punta principal. El último muro también es vertical y nos deja en la amplia cima de la Aguja de la Croqueta a 1396 m. de altitud.
  Recordatorio de seguridad: Está prohibido subir agarrándose al cable de seguridad para evitar su desgaste prematuro lo que acabaría poniendo en riesgo nuestra vida y la de los que vengan detrás. Tampoco se debe saltar en los puentes para no destensarlos.

Vista desde la cima de la Aguja de la Croqueta 1396 m. Apenas vemos el coche.

Congosto de Obarra y el Pirineo al fondo.
  De esta cima se baja siguiendo el cable en escasos 5 minutos por un destrepe muy fácil llegamos a una brecha, "Paso de la Croqueta" 1358 m., por donde pasa el sendero GR-18.1 el cual seguimos hacia la izquierda (Este), en 20 minutos mas llegamos al pueblo por un agradable camino. La parte final un grupo de moteros de motocross la había dejado como un patatal, una cosa en ir con BTT por caminos (Cosa que como bien comentó JMN ayuda a que no se pierda ese valioso patrimonio que son los senderos tradicionales) y otra cosa es hacer el jabalí con unas pesadas motos.
Nuestras cimas desde Ballabriga.
  Desde Ballabriga (Bar y casas de turismo rural, cota 1160m.) podemos volver dejando un segundo vehículo o por el sendero GR-18.1que en buena parte discurre por la carretera hasta el aparcamiento que hallamos elegido, 20 minutos mas.
Cara este de la Croqueta desde la carretera.
  Respecto a los horarios los equipadores marcan para toda la ruta 4´15 horas, los Kroqueta 3´20 h, el track de Pmbrea marcó 5´27 h. con paradas, y yo que iba solo, pero sin correr, 2´25 h. para estar en el coche de vuelta; por ello marcaré como horario normal el del Komandokroqueta.
- Desnivel: 355 m.              - Longitud: 1000 m.          - Dificultad: D+ , 4-6 Husler.       - Acceso: 1-5 min.
        -Ascenso: 2´35 h. (1´30- 3´30 horas)        - Retorno: 25 min a Ballabriga + 20 min. al aparcamiento.
- Orientación: SUR.     - Roca: Caliza.      - Época: Todo el año.     - Cuerda: No. Recomendable llevar una de 40 m. por seguridad.
Monasterio de Obarra y por encima las paredes por donde discurra la ferrata hasta la aguja de la Croqueta.
  Para aprovechar el viaje tenemos múltiples opciones, por ejemplo en los blogs de Corvus Corax hay muchas buenas ideas para conocer el patrimonio del valle. Sin mover el coche tenemos el espectacular, y fácil en el estiaje, descenso del Congosto de Obarra además de otros barrancos. Escalada deportiva casi a pie de coche en el camino GR-15 que sube a Alins desde en pkm. 46´1 de la A-1605, con vías desde el IIIº.
  El valle del Isábena es muy rico en patrimonio cultural apesar del saqueo sufrido por algún aventurero como Erik el Belga y principalmente por el expolio realizado por el obispado de Lérida y sus secuaces con sotana. Hay mas para ver que el Monasterio de Obarra y Roda de Isábena, huellas de dinosaurios, rutas geológicas, etc...
Jorge escalando en el sector del Tosal de la Font debajo de Alins.
 Esta ferrata ha sido promovida por la comarca de la Ribagorza y construida por Prames por unos 55.000 euros. En mi opinión el primer tramo habría quedado mucho mejor empezandolo desde el río Isábena por encima del trazado del túnel, aunque la vía se convertirá sin duda en todo un clásico para los ferratistas confirmados lo que atrae mas deportistas es la singularidad del trazado y esta comarca ya posee varias ferratas deportivas, ya que la Ribagorza es el techo de España junto con Sierra Nevada habría sido buena opción instalar una vía en alta montaña como ocurre en los Alpes, esa  ubicación le habría dado mas personalidad y atractivo turístico.
  El 2-2-2014 un deportista falleció al intentar escapar de la ferrata anocheciendo y con mal tiempo, tener claro que es un itinerario exigente y su escape peligroso en esas condiciones:http://www.radiohuesca.com/noticia/509106/Accidente-de-montana-con-un-fallecido-en-la-via-ferrata-de-Obarra

viernes, 21 de septiembre de 2012

Vía ferrata del Sorrosal. Estrecho de Jaulín.

Vía ferrata del Sorrosal. Nos parecía poca agua en la cascada, pero al final nos fuimos servidos.
Últimos metros antes del flanqueo hacia las escaleras.
  Bueno el fin de semana 8-9 de septiembre 2012 daban riesgo de tormentas, aprovechando que el viernes pronosticaban riesgo bajo nos animamos a dar una vuelta por la ferrata del Sorrosal (Broto-Huesca), la teníamos pendiente desde que hace cuatro años nos acercamos con los niños a ver la cascada del Sorrosal y en que nos descuidamos los críos (6 y 4 años entonces) se encaramaron por los primeros metros de la ferrata como cohetes y tuve que subir a por ellos.
La cascada, casi seca, y la primera parte de la ferrata desde el encementado camino de acceso .
  Buena excusa para conocer la nueva carretera entre Sabiñánigo y Fiscal, la verdad es que no tengo claro que acorte el acceso a Ordesa desde Zaragoza. Esta carretera, muy criticada en su día por su impacto medioambiental, beneficiará sin duda a los habitantes de la zona y estimulará el turismo incluso en Gistaín.
 Via ferrata del Sorrosal:
 -Acceso: 5 min.     - Ascenso: 45 min.     -Regreso: 15 min.     - Dificultad: AD.     - Desnivel: 210 m.      -Longitud: 600 m.      - Orientación: Este y Sur.
Primeros metros de la vía.
  Dejamos el coche junto al puente de la carretera a Oto, allí han montado un pequeño parque de arborismo.Al llegar a la vía vemos que no hay nadie, nada que ver con la concurrencia en pleno verano y fines de semana. Unas nubes aisladas de evolución me llevan a pensar que si mis hijos escalan a su ritmo habitual llegaremos secos al coche.
Algún paso esforzado.
  El equipamiento no es el habitual en las vías mas modernas y hace que los niños vayan mas lentos de lo habitual, ello unido al tiempo usado en hacer fotos nos hace ir con un ritmo pausado. La vía, si no recuerdo mal, anteriormente tras el primer resalte se iba hacia la derecha y se escalaba diréctamente hasta el rellano de la escaleras, ahora tira recta por un terreno empinado con pequeños escalones de roca y zonas de tierra-barro donde se sube ayudados por cadenas, imagino que este rediseño del trazado será debido a los habituales desprendimientos de roca tan típicos del flisch.

Abajo se ven los restos de un gran desprendimiento, rápidamente hemos cogido altura.
Al final del flanqueo con ducha llegamos al rellano de las escaleras.
  Tras el tramo de subida se hace un fácil flanqueo hacia la derecha en ligero descenso hasta el rellano de las escaleras, se trata de una zona muy húmeda a causa de las filtraciones de la acequia. El cable queda en algún punto muy alto y Carlos (1´39 m. de estatura) tiene problemas para cambiar el mosquetón. Desde el rellano se ve el ramal de cable que baja hacia la marmita situada entre los dos saltos de la cascada.

Una pena el escaso caudal, vemos las dos pozas de los saltos de 45 metros.
Escaleras verticales hacia la "Mina", cielo soleado de momento.

  Aunque en las escaleras, tramo clave de la vía, el tema del cambio de mosquetón es incómodo los niños suben muy bien. Al entrar en el túnel, horadado hace mas de 300 años por los vecinos de Oto para captar agua del barranco y llevarla a sus campos por la acequia, nos ponemos el frontal porque circula agua por el interior y hay que recorrerlo en oposición, vamos lo mas alto posible puesto que los apoyos inferiores resbalan.
Carlos entrando en la "Mina" excabada para la toma de agua.
Interior del túnel.

  Una vez salimos de la "Mina", tramo que le da personalidad a la ruta y te hace pensar en la ferratas dolomíticas, miramos hacia Broto y vemos el sol sobre Buesa y la cabecera del Furco.

A la izquierda la toma de agua, nosotros salimos por la derecha.
Con linterna y buen calzado mejor.
  Este tramo tiene bastante ferralla debido a los reequipamientos, en primavera el agua roza o supera la altura de los apoyos de pies. Es un sector precioso aunque los niños vuelven a tener problemas con la altura de la línea de vida en algún tramo.
Balcón sobre el precipicio de 90 metros de la cascada del Sorrosal.
  Carlos se lamenta de no haber traído el bañador para darse un chapuzón en la badina que hay bajo la cascada de 20 metros. Como Dios es bondadoso con los niños decidió darle gusto a Carlos con lo del agua y al terminar el tramo por el barranco empezaron a caer unas gotas y a tronar.
Azud de la captación de agua. Se ve la ventana por donde se sale del túnel.

  La verdad es que nos sucedió en el peor punto de la vía, si nos pasa mas abajo nos habríamos refugiado el túnel para luego escaparnos de la vía por la acequia. Al empezar el muro que te saca del barranco empezó a diluviar, justo allí nos alcanzó un ferratista que, quizás por solidaridad al verme con dos pequeñajos, no quiso adelantarnos y compartimos camino hasta Broto.
Precioso tramo del barranco, al fondo la cascada de 20 metros.
El puente de tronco que a veces se llevan las riadas.
  Yo era partidario de cobijarnos bajo una roca hasta que escampara un poco, anda que llevaba buena marcha de escampar por los coj..., pero los niños prefirieron tirar hacia arriba. En mis 30 y tantos años de experiencia en alta montaña jamás me había mojado de esa manera, nos cayó la del pulpo con agua, viento y un pelín de granizo; mientras al otro lado del valle "lucia el sol" a escasamente 2 km. a nosotros nos tocó el gordo de la lotería. Son cosas que pasan al meterse en un barranco donde no ves los nubarrones que se te vienen encima.
Carlos, 8 años, con ganas de darse un baño.
   El sector de salida del barranco se puede considerar como fácil, pero en esta ocasión se puso tremendamente resbaladizo y todos tuvimos al menos un resbalón; lo bueno es que las heridas llegaron lavadas al coche. Acaba la linea de vida y la vía ferrata continúa recorriendo un tramo de bosque hacia la derecha en busca de las fajas finales. Yo preferí escaparme por una traza hacia la izquierda porque aunque sea mas largo en esa situación era lo mas seguro, se sale a unos prados que vamos remontando ligeramente hacia la derecha hasta tomar una pista y enseguida enlazas con el PR hacia Broto, el otro ferratista nos siguió porque le daba respeto subir atado al cable de un pararrayos que es, en definitiva, la linea de vida de una ferrata en medio de una tormenta.
El sol todavia reinaba, en 5 minutos cambió todo.
  Mientras nos quitábamos la ropa empapada una niña que nos observaba desde la terraza de un bar dijo :"Mira mamá se están desnudando", y claro no era cuestión de acercarse en calzoncillos y explicarle que somos de Zaragoza y nos quitamos la ropa para escurrirla; si fuesemos de Bilbao les escurriria la ropa sin quitarsela estrujando a los niños como una bayeta, asi de paso la ropa y el niño "seco" todo en una.
  La verdad es que a pesar de la mojadina, de que la temperatura cayó 15º, de los golpes, etc... nunca nos habíamos reído tanto despues de una excursión. Que majicos ibamos los tres en el coche vestidos como Claudia Schifer en aquel anuncio de Citröenvideo.
Cascada donde abandonamos el barranco, hay un cable que  baja hasta un salto de  7 metros.  Primeras gotas de lluvia.
  Siempre viene bien reírse un poco después de que por la mañana recibiésemos algún insulto por manifestarnos en favor de la sanidad pública, la gente sigue sumisamente a los políticos mientras desmantelan los servicios públicos, vamos camino de una sociedad clasista donde los "pobres" tendremos una asistencia sanitaria de segunda y nuestros hijos no podrán tener estudios superiores porque no podremos pagarselos. La gente se piensa que van a pagar menos impuestos si Florentino Pérez (El dueño del Real Madrid que ya hace negocio con las contratas de limpieza de varios Hospitales) o Rodrigo Rato (El que arruina bancos y luego aún se lleva indemnización pagada con dinero público) se llevan las contratas de mantenimiento, limpieza, cocinas, archivos, etc... de nuestros hospitales que ya no serán tan nuestros pese a haberlos pagado.
  El dinero recortado en educación y sanidad irá a pagar los pufos de los dueños de Candanchú, mas de 10 millones de euros para los bolsillos de los accionistas, unos millonarios que cuando ha habido beneficios han trincado la pasta y cuando el cambio climático está acabando con el negocio nos dejan las deudas a los contribuyentes.


  Estrecho de Jaulín.
Estrecho de Jaulín.

  En vista de que en varias ocasiones mi blog ha recibido visitas de gente buscando información sobre una vía ferrata en Jaulín, por ello me di una vuelta por el estrecho situado cerca del pueblo, está a unos 500 metros aguas abajo de la val donde se sitúa la localidad. Una pista te acerca a escasos 50 metros, es pequeña pero de cerca se la ve bien formada y parece un buen lugar para una pequeña ferrata, al acercarme sorprendentemente escucho el murmullo del agua y me imagino un estrecho con pozas alimentadas por un manantial, me acerco mas y mi nariz me indica el origen de la surgencia, en el inicio del estrecho salen las aguas negras del pueblo y sus granjas.
Presa al inicio de la hoz.
  Subo por un lateral y veo una pequeña presa, ya colmatada, de aspecto centenario por donde caen a una badina las aguas mierdosas, al final del estrecho hay un estanque donde se filtran y desaparecen las aguas.
  Aunque en esa modesta hoz se podría montar una interesante ferrata no vi nada, la verdad es que si se hubiese puesto allí una ferrata habría que ir a subirla resfriado para no padecer con el pestazo, a ver con que cara le explicas a la parienta que duermes en pelotas en la terraza en pleno enero para entrenar para una ferrata.
Primera parte del estrecho y al fondo Jaulín.
  Luego me fui a ver otras tapias, las que quedan a mano derecha cuando subes en coche al sector principal de la escuela de escalada, es una tapia alargada con una parte extraplomada y anaranjada con nidos, en la parte izquierda hay dos vías equipadas con buriles que suben dos desplomes escalonados.
  Si alguien sabe algo sobre este tema agradeceremos todos que lo comparta. Es una pena las pocas iniciativas que tienen los clubes de montaña aragoneses en comparación con algunos pequeños clubes catalanes.


Dibujo de A.Calvo para el Heraldo de Aragón. Recordemos que en lugares como Cataluña a los niños que se traen una fiambrera para comer en el colegio, porque no pueden pagar el comedor,  Artur Mas "El libertador" tiene los huevos de cobrarles 3 euracos por calentarse la comida, somos una sociedad aborregada gobernada por sinvergüenzas.

lunes, 3 de septiembre de 2012

Monte de Santa Catalina y Añisclo.


 Monte de Santa  Catalina y Añisclo. Rutas para niños.

  Cuando las nubes cubren el alto Pirineo hay que optar por lugares mas bajos pero siempre con un punto de interés.
Cima y ermita de Santa Catalina. Los Molinos (Huesca). A lo lejos el valle de La Fueva.
Muro de Roda (Acceso desde Tierrantona por pista regular y por el sendero GR-1), desde aquí podemos ver nuestro objetivo a lo lejos.

  Entre Ainsa y la Peña Montañesa hay un buen numero de aldeas dominadas por el rehabilitado Monasterio de San Victorian (Beturian en fabla). Si vamos por allí para visitarlo la excursión mas normal es subir desde el mismo monasterio a la Ermita de la Espelunga, es una ermita perdida bajo un farallón cuyo interior es una enorme caverna, esa ermita hace unos años era solo conocida por cuatro franceses y “dos” españoles pero hoy en día ya “está en los mapas“. La ruta mas interesante desde el monasterio es subir la Peña Montañesa con un buen desnivel, sin duda es una pequeña gran montaña que todo montañero debe subir al menos una vez en la vida.

Primera parte del camino, sobre nosotros nuestro objetivo.
  En esta ocasión la ruta que hicimos es menos conocida pero  queda un poco mas alejada de las tormentas del macizo del Cotiella. Salimos del pueblo de “Los Molinos”, 790 m. altitud, por el sendero PR-HU 43 en dirección Ainsa, el camino discurre  flanqueado por muros entre pastizales.


Bajando hacia el barranco empieza el terreno de Margas. Encima se ve el collado

  Se baja al cauce del barranco Sierra, cota 730. aprox.,  y tras pasar un puentecito bajo el que ya no pasa el río vadeamos el pequeño caudal. La senda PR- HU 43 remonta por un barranco afluente, Bco. Mallata, por un fotogénico entorno de cárcavas excavadas en un terreno de margas.

Subiendo por un tramo excavado.
  El sendero abandona el barranco, subimos por la zona de margas por una especie de trinchera tobogán hasta que llegamos a un pinar. En este sector vemos como el descenso en BTT machaca los senderos. La senda nos lleva hasta el amplio collado de San Beturián 870 m. donde hay un cruce de caminos señalizado por postes. Una señal nos indica, a mano izquierda, una pista que recorre el cordal hacia la ermita de Santa Catalina ubicada en el pico homónimo.

La Peña Montañesa al fondo, la erosión ha decorado este tramo con carcavas.

   Nos quedan unos 30 minutos, en el primer cruce tomaremos la pista izquierda que continúa cerca del cordal en dirección Este. Poco a poco mejoran las vistas que van mas allá de la cercana Peña Montañesa, empezamos a ver el cauce del Cinca, el macizo de Monte Perdido, el sector de Añisclo-Castillo Mayor, las cimas de Pineta, el monte de Murillo (En cuya cima hay unas ruinas realmente interesantes para niños y mayores), etc…
Cruce sin señalizar, omnipresente la Montañesa.
  Cerca de la cima termina la pista y seguimos en la misma dirección hasta la cima de Santa Catalina 1047 m., hoy en día se está recuperando el bosque y nos oculta en parte el paisaje. En la cima hay una sencilla ermita. Se trata, como es normal en España, de una ruta poco recomendable para las horas de calor en verano.
  Con los niños nos costó 1´30 horas subir y 1´15 bajar acumulando unos 400 metros de desnivel.


Tramo se sendero previo a la cima. En un día claro veriamos Monte Perdido y las cimas de Pineta.
El sol terminó por salir.
  De todas formas por la tarde nos podemos refrescar en las pozas del Ara situadas mas allá de Boltaña, las hay tanto aguas arriba como aguas debajo de Janovas y los coches aparcados en la N-260 delatan su existencia, en este caso de nuevo se evidencia que los franceses conocen mejor los rincones de nuestras montañas que los españolitos. Antes del estiaje preferimos las aguas templadas de barrancos secundarios, pero a finales de agosto no queda otra que ir a los ríos principales.

Por la tarde un bañito tonificante en el Ara, natación y saltos con un caudal moderado en agosto.
  En el Sobrarbe la estrella para los veraneantes son los lugares de baño, las pozas del Cinca entre Laspuña y Hospital de Tella están señalizadas y cuentan con zonas de estacionamiento en la A-138.

Fuente de Baños. Añisclo.

  Otro lugar muy habitual para el baño está cerca de Puyarruego, al final de las gargantas del Bellós, bajo una represa. Podemos hacer un paseo cercano con los niños para que suden un poco antes del baño.
Primera parte de este estrecho camino.

  Justo en el punto donde la carretera del Cañón de Añisclo pasa a ser de dirección única en verano una señal nos indíca la “Fuente de Baños”. Un camino acondicionado con escalones nos baja por un terreno vertical pero sin sensación de exposición. Una vez en el fondo del cañón una cadena a modo de barandilla nos marca un cambio de dirección, vamos por una cornisa equipada con una cadena pasamanos hasta un manantial de aguas termales, el lugar a buen seguro que llama la atención a la gente que no baja barrancos.

Paso tallado en la roca. Parece mentira que se encontrase este manantial tan recóndito.
  Se trata de una pequeña fuente, conocida también como "de los suspiros” donde en invierno si apreciamos que el agua no brota fría, esta fuente queda enclavada al final de los tramos mas estrechos del río Bellós (Podemos fijarmos en la chapa de un spit situada varios metros por encima de nosotros instalada por intrepidos barranquistas cuando se podía bajar por  esta maravillosa garganta, menudo mangazo de agua debía de bajar aquel día para tener que rapelar ese tramo horizontal). Gentes de la zona vienen de propio para llevarse unas garrafas de ese agua “curativa”.

La fuente queda a nuestros pies, unas grapas nos ayudan a coger agua.